Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Llama gratis: 900 831 665 Pide cita

El blog del DR. EDUARDO GARCÍA CRUZ

Volver
05-05-2014

Disfunción sexual femenina: un problema de salud global

Autores: barnaclinic+
Tags: Otras patologías

¿Qué es la disfunción sexual femenina?

La disfunción sexual femenina (DSF) engloba una amplia lista problemas que afectan a la esfera sexual de la mujer. Puede tratarse de la falta de deseo sexual, a la dificultad en conseguir una excitación adecuada así como una lubricación insuficiente para la relación sexual. Puede tratarse también de la falta de orgasmo o de satisfacción con las relaciones sexuales. Un importante grupo de mujeres presentan además dolor con el coito lo que se conoce como dispareunia.

¿Es frecuente la DSF?

Hasta la fecha, la disfunción sexual masculina ha sido mucho más estudiada que la femenina. Esto puede deberse a que la disfunción sexual femenina es mucho más difícil de evaluar, diagnosticar y tratar, entre otras cosas por la falta de consenso en su definición y criterios diagnósticos. Sin embargo, los estudios existentes muestran que la DSF puede afectar a más del 40% de las mujeres, aumentando la frecuencia con la edad de la mujer.

¿Por qué aparece DSF?

Múltiples causas se han relacionado con la aparición de DSF, entre ellas las enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, la toma de determinados fármacos, las enfermedades crónicas como la insuficiencia renal o cardíaca, enfermedades psiquiátricas o afecciones urológicas como las infecciones urinarias de repetición o los prolapsos de órganos pélvicos. La relación de los factores de riesgo cardiovascular como la obesidad, la hipertensión, la diabetes o el síndrome metabólico con la disfunción sexual masculina ha sido ampliamente establecida, sin embargo esto no ha sucedido con la DSF. Cada vez más estudios centran su interés en evaluar esta relación. Se ha visto que las mujeres diabéticas, sobretodo aquellas con afectación de algunos órganos diana como la retina o el riñón, tienen más riesgo de presentar una DSF. Se ha relacionado también la obesidad con un mayor riesgo de DSF. Otras condiciones como el tabaquismo o la hipertensión arterial se han asociado a la aparición de DSF.
Todavía se necesitan más estudios para establecer de forma definitiva la relación entre la DSF y los factores de riesgo cardiovascular, así como determinar el mecanismo por el que se produce. Sin embargo, la información de la que se dispone sugiere que la DSF puede deberse en parte, al igual que en hombres, a una disfunción del endotelio vascular, pudiendo convertirse a la larga en un marcador precoz del riesgo cardiovascular.

¿Se puede prevenir la DSF?

Ante lo dicho y a la vista de que factores modificables como la dieta, el tabaquismo o el ejercicio pueden prevenir la existencia de factores de riesgo cardiovascular, es lógico pensar que la adopción de estilos de vida saludables, a parte de disminuir la aparición de estos factores, puede prevenir la aparición de disfunción sexual no sólo en hombres sino también en mujeres. 
Autor
barnaclinic+

barnaclinic+

NEWS_NEWSLETTER_IMG_ALT