Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Llama gratis: 900 831 665 Pide cita

El blog del DR. EDUARDO GARCÍA CRUZDr. Eduardo García Cruz

Volver
31-05-2019
El

El "doping" y la testosterona

Autores: Dr. Eduardo García Cruz
Tags: Síndrome de Déficit de Testosterona
Ya hemos visto en posts previos el efecto que ejerce la hormona sexual masculina, la testosterona, sobre el metabolismo óseo y muscular contribuyendo al aumento de la masa muscular, la fuerza y la resistencia. Todos estos efectos son perseguidos por los deportistas para aumentar su rendimiento, así que no es de extrañar que la testosterona sea la hormona utilizada más frecuentemente de forma fraudulenta en el ámbito deportivo para lograr el efecto anabólico que produce sobre las células del organismo. La testosterona usada para fines anabolizantes suele administrarse mediante inyecciones intramusculares, a nivel muscular se crean depósitos oleosos intramusculares de liberación continua y de excreción gradual que producen modificaciones en el perfil sexual del paciente alterando la fertilidad y los órganos sexuales (no es de extrañar que presenten testes disminuidos de tamaño o alteraciones en el lívido sexual).
Para identificar a los deportistas que usan de forma fraudulenta esta hormona únicamente es necesario un test analítico que evalúe la relación de la testosterona con su isómero óptico: la epitestosterona. En condiciones normales únicamente la testosterona endógena se transforma en epitestosterona, por lo que la testosterona que inyectamos o aportamos artificialmente no se transforma en epitestosterona; de este modo la relación T/E se ve modificada. Según la Agencia Mundial Antidopaje WADA, cuando la concentración de testosterona es seis veces mayor que la de la epitestosterona (T/E) se puede considerar que se está ante un caso positivo de abuso de testosterona (en condiciones normales esta relación está entorno 1- 2). Unido a la evaluación de la relación T/E se debe estudiar las concentraciones y las relaciones de los metabolitos de la testosterona como: androsterona, etiocolanolona y 6-hidroxiandrostenediona. Hoy existen técnicas analíticas como la cromatografía de gases acoplada a la espectrometría de masas de isótopos estables que permite conocer si hay testosterona exógena a través de las alteraciones en los valores del delta de carbono 13 en la muestra.
Así que el doping mediante testosterona tiene efectos adversos muy notables a nivel sexual y por otro lado es fácil que te pillen haciendo trampas.
Autor
Dr. Eduardo García Cruz

Dr. Eduardo García Cruz

Eduardo García Cruz es urólogo y doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona. Responsable de la unidad de Andrología del Hospital Clínic de Barcelona. Autor de más de 50 artículos científicos. Miembro de la Asociación Española de Urología, European Association of Urology e International Society of Sexual Medicine.