Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Llama gratis: 900 831 665 Pide cita

El blog del DR. EDUARDO GARCÍA CRUZbarnaclinic+

Volver
20-01-2014

Hiperplasia benigna de próstata: ¿me tengo que operar?

Autores: barnaclinic+
Tags: Hiperplasia de próstata
Tratamientos: Problemas de próstata
Prostata_Normal_Inflamada Los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) secundarios a hiperplasia benigna de próstata (HBP) son muy frecuentes entre hombres mayores de 40 años. Existen múltiples opciones de tratamiento para mejorar estos síntomas. Son muchos los casos que requerirán cirugía a lo largo de su evolución. Tener claro en qué momento es necesaria es fundamental para un correcto manejo de esta patología. El objetivo principal del tratamiento de la HBP, tanto médico como quirúrgico, es mejorar la calidad de vida, mejorando sus síntomas, así como evitando la presencia de complicaciones relacionadas con la patología.

¿Porqué aparecen síntomas relacionados con la próstata?

La próstata es una glándula situada en el extremo inferior de la vejiga envolviendo la uretra. Es el conducto de salida de la orina hacia el exterior. En la HBP se produce un crecimiento de la glándula prostática lo que provoca una obstrucción en el flujo de salida de orina. De esta condición se derivan los síntomas (STUI), que incluyen:
  • Presencia de un chorro urinario débil.
  • Necesidad de uso de prensa abdominal para vaciar la vejiga.
  • Sensación de vaciado incompleto de la vejiga.
  • Sensación de urgencia miccional.
  • Necesidad de micciones frecuentes y de levantarse por la noche para orinar.

A consecuencia de la dificultad para la salida de orina, una cierta cantidad puede quedar retenida en el interior de la vejiga al final de la micción. Este suceso se conoce como residuo postmiccional (RPM), y conlleva a la aparición de complicaciones, como son:
  • Retención aguda de orina.
  • Infecciones urinarias de repetición.
  • Formación de cálculos en la vejiga.
  • Afectación de los riñones en forma de insuficiencia renal.

¿Cuándo hay que operar?

El tratamiento médico es el tratamiento inicial para el manejo de los síntomas siempre y cuando no existan complicaciones asociadas a la hiperplasia benigna de próstata. Una vez que este tratamiento falla, esto es cuando persiste la sintomatología, está indicada la realización de una cirugía desobstructiva, no sólo para mejorar la calidad de vida del paciente sino para evitar la aparición de complicaciones. Una vez aparecen complicaciones como retenciones urinarias de forma repetida, infecciones urinarias recurrentes, cálculos urinarios y sobretodo ante la presencia de insuficiencia renal causada por la retención de orina, la cirugía desobstructiva está claramente recomendada, a pesar de que la calidad de vida del paciente no se vea afectada por la presencia de sintomatología urinaria, dado el potencial efecto perjudicial que la evolución de la HBP puede tener sobre la salud del paciente.
Así pues la cirugía se ofrece cuando existe persistencia de sintomatología moderada o grave a pesar de un correcto tratamiento farmacológico, cuando el paciente presenta retenciones agudas de orina de forma repetida o cuando hay complicaciones asociadas a la retención de cierta cantidad de orina al final de la micción como son las infecciones recurrentes del tracto urinario, la formación de cálculos en la vejiga, la dilatación de la vía urinaria sobretodo si condiciona insuficiencia renal o la presencia de micciones por rebosamiento. También se indica la cirugía en los casos de aparición de sangre en la orina secundaria a la HBP y que no mejora tras el tratamiento médico de la misma. Tomada la decisión de llevar a cabo una cirugía desobstructiva, dependiendo de cada caso, se debe tomar una decisión que ya explicamos hace unos días en el blog: ¿Cuál es la mejor cirugía para la hiperplasia de próstata?.
Autor
barnaclinic+

barnaclinic+