Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Llama gratis: 900 831 665 Pide cita

El blog del DR. EDUARDO GARCÍA CRUZ

Volver
04-10-2019
¿Las pastillas funcionan cuando el problema es psicológico?

¿Las pastillas funcionan cuando el problema es psicológico?

La disfunción eréctil puede ser de causa psicológica ya sea por estrés, por problemas de pareja, por miedo al fracaso (ansiedad de rendimiento), entre otras.

Afecta a hombres de todas las edades y puede ser generalizada o circunstancial, es decir, aparecer sólo con determinadas parejas o con ciertos estímulos sexuales. Habitualmente las erecciones involuntarias (durante el sueño o por la mañana) están conservadas ya que los mecanismos físicos de la erección no están dañados.

Este trastorno es muy habitual en el entorno en el que vivimos; la presión laboral, los problemas personales, las altas expectativas en cuanto a los encuentros sexuales, los complejos, el inicio precoz de las relaciones sexuales… Por lo tanto, primero de todo no te agobies, ¡no estás solo!

La ayuda de un profesional de la psicología es el mejor tratamiento para ayudarte a poner solución a la disfunción eréctil psicógena. Las pastillas para la erección sin terapia psicológica solo pondrían un parche temporal, sin resolver el problema de raíz, y con una eficacia que podría no ser la esperada.

Aun así, las pastillas como la Viagra y sus derivados se utilizan ampliamente como terapia complementaria a la psicoterapia. De esta forma, las pastillas pueden suponer una ayuda “extra” que facilite los encuentros sexuales y mejore tu confianza en ti mismo. Ten en cuenta que las pastillas no actúan en tu mente sino que tienen un efecto focalizado en los genitales, por lo que si el problema psicológico no está bajo control, probablemente las pastillas no sean suficientes.

Recuerda que es importante que pidas ayuda si sospechas que puedes tener problemas de erección de causa psicológica ya que empezar a tratarlos de forma precoz evitará que se hagan más grandes y afecten más a tu vida sexual y de pareja.