Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
900 831 665 Pide cita
Volver
03-04-2019
Los medicamentos antiestrogénicos

Los medicamentos antiestrogénicos

Tags: Síndrome de Déficit de Testosterona
Para la obtención de una musculatura fuerte y bien definida muchas personas utilizan el aporte externo de testosterona. En trabajo físico en los gimnasios,  cuyo fin suele ser la obtención de una musculatura fuerte y definida, así como mantener la mayor definición y simetría posible de la misma está encaminada a hipertrofiar el músculo. Para lograr la musculación con menos esfuerzo hay gente que abusa de los anabolizantes.   Sin embargo se ha visto que el uso indiscriminado de testosterona tiene graves efectos adversos. Algunos pasan desapercibidos como el aumento del riesgo cardiovascular y otros son fácilmente detectables por el desarrollo de los pechos en el varón, fenómeno conocido como ginecomastia, la disminución de los órganos sexuales externos masculinos o la retención de líquidos. Todos estos efectos adversos se producen por el aumento en la producción de estrógenos en el cuerpo masculino, como consecuencia del aumento anormal de testosterona en sangre dado que en condiciones normales los niveles de estrógeno en el varón son indetectables.   Debido a los efectos adversos generados por un consumo irresponsable de testosterona exógena, actualmente las personas que abusan de esta hormona requieren de medicamentos antiestrogénicos para contrarrestar la acción de los estrógenos en el cuerpo masculino.     Los medicamentos anti-estrogénicos evitan el principal problema que surge a la hora de realizar un ciclo de esteroides anabolizantes: los numerosos efectos secundarios que pueden aparecer.   Dependiendo de la sustancia que hayamos elegido estos efectos serán de mayor o menor gravedad, algunos de ellos pueden poner en serio riesgo la vida de quien ha utilizado esta sustancia ya que afectarán al hígado, corazón o aumentarán la tensión arterial causando problemas cardiovasculares. El uso indiscriminado de testosterona es muy perjudicial para la salud por los efectos que genera en el cuerpo humano, pero el añadir este segundo fármaco para evitar las alteraciones puramente físicas agrava nuestra salud y aumenta el riesgo de padecer un riesgo cardiovascular.     Los medicamentos más utilizados como inhibidores de la aromatasa (enzima encargada de transformar la testosterona en estrógenos) son:  Arimidex, Femara y Aromasin.   Su acción consiste en suprimir la producción de estrógenos, una acción mucho más agresiva que la que consiguen los bloqueadores, y también son capaces de producir efectos secundarios indeseados, como la aparición de osteoporosis, ya que los huesos requieren de la presencia de estrógenos para reponer el desgaste de osteoblastos. Además, algunos de estos medicamentos alteran el perfil lipídico de la persona que lo utiliza y ello repercute en los niveles de colesterol, lo que puede suponer la aparición de problemas cardiovasculares bastante serios.   Queremos incidir nuevamente en lo perjudicial que resulta para la salud automedicarse para fines puramente estéticos. Repetimos: ¡la salud lo es todo!